Competencias

Control de tránsito
Planificar y ejecutar el control de tránsito y transporte terrestre en el Distrito Metropolitano de Quito, a través de planes operativos debidamente sociabilizados y ejecutados por medio de agentes civiles de tránsito en las vías de la capital. Con esta competencia, la AMT tiene la facultad de realizar operativos para controlar los límites de velocidad, documentos en regla, conducción bajo efectos de alcohol o sustancias estupefacientes y psicotrópicas. En caso de presentarse incumplimientos a la ley, el Código Orgánico Integral Penal faculta la detención y posterior traslado, con orden judicial, al Centro de Detención de Infractores de Tránsito.

Fiscalización de tránsito y transporte terrestre
Fiscalizar el transporte particular, comercial, escolar e institucional que circula en Quito. Esto se realiza en la vía pública, en instituciones educativas y en todas las terminales terrestres, con el fin de evitar que vehículos en malas condiciones mecánicas circulen y que vehículos informales presten servicio en la ciudad. Además dentro de la fiscalización, la AMT tiene la facultad de emitir autorizaciones para la ejecución de eventos y obras civiles en las vías, como también recuperar el espacio público vial, ejerciendo controles y retirando vehículos mal estacionados. Caso contrario están a disposición de la ciudadanía patios de retención vehicular.

Matriculación y Revisión Técnica Vehicular
Registrar a todos los automotores que circulan en la ciudad a través de los diferentes procesos de Matriculación y Revisión Técnica Vehicular. Este trabajo se realiza en conjunto con el sistema nacional de matriculación de la Agencia Nacional de Tránsito y el sistema del Servicio de Rentas Internas. Además como parte de esta competencia, la AMT puede gestionar la regularización del transporte comercial, escolar y de carga liviana del Distrito Metropolitano de Quito.

Seguridad vial e Ingeniería de tránsito
Capacitar a peatones, conductores y ciclistas sobre seguridad vial, con el objetivo de generar una movilidad segura en la capital y así evitar más accidentes en las vías. Sin embargo esto es apoyado con el análisis de las zonas con mayor índice de accidentabilidad, para mitigar los riesgos. Esta competencia a su vez permite evaluar y optimizar los contraflujos en la ciudad y realizar estudios técnicos en zonas escolares, corredores viales y sectores con presencia masiva de peatones y conductores.